Lázaro Carreter revolviéndose en su tumba (1)


Cada vez que, como se suele decir, le meto una patada al diccionario, me acuerdo siempre del “guardián de la palabra”, el inefable Lázaro Carreter, de su infalible El dardo en la palabra   y de cómo me abofetearía si me tuviera delante. Esta entrada es un humilde homenaje a su fino y lúcido trabajo. Así que cada vez que lea, escuche o vea alguna barbaridad a la hora de usar la lengua, y tenga tiempo, lo pondré aquí.

Para empezar, una foto mítica, que he guardado a través de los años porque es muy graciosa, el mundo al revés. Una tienda de golosinas del Raval, Barcelona, febrero de 2006. Sin comentarios…

Sí o sí

Sí o sí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: