La llorona de Beirut y, ¿por qué no?, Carlos Marzal

18 marzo 2009

Hoy tengo la noche parca en palabras. Las mías me las quedo para mí, pero doy paso a las de otros, y así os dejo el último vídeo de Beirut, uno de mis grupos fetiche, La llorona, una canción fúnebre que Zach Condon (el jovencísimo genio y líder del grupo) ha grabado con una banda de Oaxaca (México), un videoclip que estremece con su belleza. Nunca pensé que me llegaría a gustar una canción con aires de banda folclórica del Levante, pero ésta merece un hueco en mi corazoncito. Y de propina, una pequeña y humilde selección de poemas de Carlos Marzal… ¿quién no se ha sentido alguna vez como el último de la fiesta? 

 

Bueno, por petición popular (de una persona), actualizo este entrada y explico un poco sobre este nuevo vídeo. El líder de Beirut, Zach Condon, se destapa con un doble EP, precisamente en el que me parece que es su trabajo más intimista y personal. Reconozco que March of Zapotec/Holland (2009) es un disco de difícil digestión (con una portada realmente horripilante), sobre todo para quien no haya escuchado antes a Beirut. Pero conociendo sus obras anteriores te das cuenta de que estos dos EP’s no son más que un descenso a los infiernos del joven músico de Santa Fe, Nuevo México (EE UU), que se abre las entrañas para extraer lo más íntimo de su rico universo musical.

Zach Condon con la lógica cara que se te queda cuando ves la portada

Su estilo proviene de los múltiples viajes que realizó como mochilero por Europa cuando tenía 16 años: para su primer álbum, Gulag Orkestar (2006) se empapó de los ritmos balcánicos, sobre todo de la banda de Boban Markovic. Pasó un buen tiempo de su viaje europeo en París. En la ciudad de la luz se movió por los ambientes bohemios y siguió su aprendizaje acelerado… y este iluminado dió a luz The Flying Club Cup (2007), un álbum donde siguen presentes reminiscencias de la música folclórica del este, pero esta vez más influenciado por la chanson française, tomando de aquí y allá de músicos sin apenas importancia (nótese la ironía) como Jacques Brel, Serge Gainsbourg o Ives Montand. Con ese disco yo lo descubrí, y a ese álbum pertenece la que podría denominar “mi canción de 2008”, la que no me he cansado de escuchar una y otra vez: Elephant Gun. Me encantaría vivir dentro de ese videoclip, por lo menos durante un tiempo, se les ve en su salsa a los muchachos.

En el primer EP de este álbum, March of Zapotec, Zach Condon plasma las melodías que descubrió en un viaje que realizó al otro lado de la frontera, así que para allá que se fue a grabarlo con una banda popular de Oaxaca. El segundo EP de este álbum, Holland, firmado bajo el nombre que utilizaba Zach antes de formar Beirut, TheRealPeople, son unas canciones de electrónica experimental, una música a veces un tanto oscura, y en la que creo que se intuyen muchas horas de trabajo encerrado en un estudio. Me parece que Zach Condon nos abre su universo particular, pero realmente no le importa nada lo que podamos pensar, esto es lo que ahora quería hacer, y aquí lo tenemos. Aunque no sea exactamente lo que yo esperaba, lo tomo, lo asumo y lo hago mío.

Aquí el vídeo de la canción de Holland que más recuerda a lo que venía haciendo Beirut hasta ahora… Concubine.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Abril, mes de la traducción literaria

13 marzo 2009

Una de mis mayores motivaciones para estudiar mi carrera era la de ser algún día traductor literario (tiempo al tiempo, piano piano si va lontano). Por supuesto, una vez dentro te das cuenta de que la realidad es bien distinta. Por si no fuera ya difícil de por sí ese mundillo, ya se encargaban en la facultad de quitarte los pájaros de la cabeza.

03_48

Todavía me acuerdo de la primera clase de una asignatura de traducción científico-técnica inversa español-francés: la profesora se pasó unos 15 minutos hablando de las bonanzas de traducir por los tiempos de los tiempos textos que incluyen frases como “consulte a su farmacéutico” o “para extraer el CD presione Open (Abrir) para abrir la tapa del reproductor”. Acto seguido preguntó: “porque… a ver, ¿a quién de aquí le gustaría ser traductor literario?”, y yo, con una cierta congoja como si estuviera haciendo algo malo, levanté mi solitario dedito ante las caras estupefactas que poblaban el aula. Sólo ante el peligro, de repente me vi en una discusión de besugos en francés, simplemente para explicarle a la profesora que esa era mi prioridad, era lo que más me gustaba y más ilusión me hacía, a pesar de los contras que pueda tener la traducción literaria si la comparamos con la traducción de prospectos de laxantes o de instrucciones de Tamagotchis (que llegado el caso tampoco rechazaría, simplemente prioridades). Es una elección personal, y siempre que pueda intentaré trabajar en ese camino, nada más. Lo que no me parecía lícito era ya de primeras quitarle la ilusión a un traductor imberbe. Para rematar, tuvieron que pasar unos años hasta que incluyeron una optativa (¡optativa!) de traducción literaria.

Bueno, pues para aquellos que quieran adentrarse en la traducción literaria, el mes de abril les brinda dos excelenes oportunidades para adquirir formación específica en este campo:

Lee el resto de esta entrada »


Signs: signos, señas, símbolos, señales, indicios…

11 marzo 2009

La comunicación se basa en el signo, es lo que hace que podamos codificar nuestro mensaje de manera que podamos transmitir lo que queremos decir a una persona. El signo es, como dijo Saussure, una especie de entidad psíquica que tiene dos caras, como una moneda: el significado (el contenido, es decir, la imagen mental o el concepto que tenemos de lo que queremos expresar) y el significante (la expresión, esto es, una palabra, una imagen, una figura, un objeto, por decirlo de alguna manera, la parte física de la idea, ¿idea?).

En la comunicación humana existen innumerables maneras de transmitir un mensaje. Sin ir más lejos, la lengua de signos (no olvidemos que vivo con una intérprete de lengua de signos española), una lengua que codifica mediante los movimientos y posiciones de las manos todos los significados de las ideas a transmitir. Muchas veces no es necesario hablar para decir aquello que queremos, para conmover, para pedir lo que queremos o necesitamos. En un nivel mucho menos complejo también se puede hacer mediante la mímica o incluso mediante notas o cartelitos. Cuando sentimos la necesidad de transmitir algo, al final siempre encontramos la manera de hacer llegar a otra persona lo que esperamos de ella. A veces se tiene éxito, otra no.

Este corto, Signs, del aún desconocido Patrick Hughes, presentado en el Schweppes Film Festival, trata de la comunicación humana, de lo simple que puede llegar a ser, de saberte comprendido sin abrir ni siquiera la boca. Y como no hay día sin noche (como esta noche de luna llena), este corto también trata de la incomunicación humana, de lo sólo y desconocido que te puedes llegar a sentir aún estando rodeado de personas durante todo el día. Una vez más, este corto demuestra como se puede hacer una obra maravillosa con muy poco, y te transmite todo un mundo de emociones con la misma sencillez que el mensaje que esconde: cuando se dan las condiciones idóneas, entenderse es maravillosamente fácil. Que lo disfrutéis.

Para los que no entiendan los escasos diálogos del corto, quedáos con que el jefe hace una broma estúpida y la que ha dejado un mensaje en el contestador es la madre del protagonista (con el padre de fondo), que le dice las cosas típicas que se suelen decir en esos casos. Aunque viendo la cara del chico en las dos escenas os podéis hacer un poco a la idea. Feliz luna llena y atentos a los indicios.


El lenguaje cinematográfico de mis sueños

3 marzo 2009

El stop motion es una técnica de animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos capturando fotografías. Es esa técnica tan resultona que hace que juguetes, muñecos de plastilina (claymotion) u objetos inertes cobren vida por arte de magia. Esta aparentemente rústica manera de hacer cine siempre me ha provocado una profunda curiosidad. Cada vez que veo un vídeo o una serie de fotografías de estudio del movimiento, me quedo embelesado, y siempre me hace dudar sobre la vida secreta de los objetos que nos rodean.

El primero que experimentó con esta técnica (no es exactamente lo mismo, pero el resultado es muy similar) fue el británico nacionalizado estadounidense Eadweard Muybridge, a finales del siglo XIX. Con su serie de fotografías sobre el estudio del movimiento animal y humano revolucionó la cronofotografía y puso los pilares para el cinematógrafo. Aquí tenéis su interesantísima biografía (merece la pena leerla) y un vídeo recopilatorio de sus estudios:

Me he dado cuenta, haciendo un repaso a la música que me ha marcado últimamente y buscando sus respectivos videoclips, que muchos de ellos utilizan esta técnica. Y la verdad es que me ha intrigado. Como decía más arriba, este tipo de animación siempre me ha atraído sobremanera, deben ser mis ansias secretas de que toda la casa se ponga a bailar cuando yo me voy a dormir, o de descubrir la vida secreta de los objetos, o de nosotros mismos. Hay que moverse hasta cuando se está parado. Si no es con los pies, por lo menos con la imaginación. 

Lee el resto de esta entrada »


Un intérprete atípico

2 marzo 2009

Cuando alguien me ha preguntado qué estudiaba y yo respondía “Traducción e Interpretación de francés y portugués”, alguna vez me ha pasado que han fruncido el ceño y me han respondido: “ah, ¿qué es?… ¿cómo arte dramático con idiomas?”… increíble pero cierto. O simplemente cuando hablas con alguien sobre la interpretación te dicen: “ah, sí, traductor, ¿verdad?”. Es bastante común.

Parece ser que el término intérprete para definir a áquel que transmite oralmente un mensaje de una lengua a otra no está demasiado extendido, y por pereza (o desconocimiento) se usa traductor, un término mucho más general. Se pueden encontrar verdaderas barbaridades a la hora de llevar al cine este oficio.

Si no me equivoco (no la he visto, vi el trailer y desprendía tufillo a bodrio), en la película La intérprete, el trabajo que realiza Nicole Kidman se parece tanto al de una intérprete como yo a Johnny Deep (poquito, especifico, que sé que muchos habréis dudado): cuando está en la cabina no toma ni una nota la nena, se lo toma con mucha calma, y en su casa no se vislumbra diccionario alguno… ¿para qué?

Otra cosa son los muchachos de Vaya semanita, a quién les vamos a perdonar que llamen traductor al intérprete, porque son muy majos y acaban de descubrir una salida alternativa para la profesión (una suerte de rama de la interpretación social): el traductor cotidiano, “muy útil para entenderse dentro del ámbito familiar”. Eso sí, parece más bien que está hablando por unos walkie talkies con un superior. Que tenga esa cara de concentración no quiere decir que no se le pueda dar un poquito de entonación. Todo sea por el espectáculo.


Fiesta de Ondiña Solidaria en el Boogaclub

2 marzo 2009

La ONG Ondiña Solidaria celebró el fin de semana pasado (sábado 21) una fiesta de carnaval brasileiro para recaudar fondos para sus proyectos en España y Brasil. Yo, como voluntario-traductor de Ondiña, no podía faltar, así que allá que fui con mis tres compañeros de finde (Gisela, Amaia y Adrián), con todo el ánimo, alegría y valor del mundo (porque hace falta valor para ir pintados como íbamos Adri y yo…). Nos tomamos muy en serio el carnaval brasileño y allí estuvimos animando la fiesta, y oiga, todo de manera altruista.

Aquí os dejo el texto que mandó la presidenta de la ONG a modo de epílogo y de propina un collage con fotos de la fiesta:

Lee el resto de esta entrada »


No sólo de música brasileña vive el hombre

2 marzo 2009

Estoy feliz, porque hoy lunes empiezo de nuevo a dar clases de portugués. Una gran noticia, y llegó bien rápido, menos de 24 horas después de saber que estaba licenciado.

Hay una cosa que cuando estoy triste me hace feliz, y cuando estoy feliz me hace más todavía: la música. Pero como en tantos otros aspectos y situaciones de la vida, sin los demás, sin tus amigos, no eres nadie, no puedes crecer. Mezclarte y relacionarte con personas diferentes es lo que te hace aprender y evolucionar, y el caso de la música es uno de los ejemplos más palpables. No me gustaría tanto la música ni sabría lo que sé si no fuera por toda la gente que un buen día apareció y me dijo “escucha esto”. Ese tipo de encuentros han desarrollado en mí un insaciable apetito por descubrir nuevos sabores musicales y no encasillarme en uno u otro tipo de música, como me podía pasar en el pasado.

A continuación encontraréis algunos vídeos musicales que alguien me pasó un buen día, y por los que estoy enormemente agradecido… en próximas entregas, mis propios pequeños y preciosos descubrimientos musicales. Que lo disfruten.

Lee el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: