Demasiada información corriendo por mi cerebro

28 febrero 2014

"Cuestiónate todo / ¿Por qué?"

“Cuestiónate todo / ¿Por qué?”

Regresa este blog de sus cenizas después de muchísimo tiempo. No digo que vaya a publicar tantas cosas ni tan extensas como antes, pero tengo la intención de ir actualizándolo poco a poco. El causante de este período comatoso es el mismo que provoca su regreso: Facebook. En primera instancia, porque la instantaneidad y la visibilidad que daba esa plataforma me hizo dar de lado este blog, unido a otras “bondades”, como interactuación con mucha gente conocida, intercambio de información y ego, mucho ego (como todos, yo el primero).

Lee el resto de esta entrada »


Quisiera ser tan alto como la luna

30 diciembre 2011

Jeremy Geddes - Adrift (2011)

Me encanta viajar, como sea y por la razón que sea, pero moverme de un lugar a otro. Nunca me dejará de sorprender la manera en la que los viajes cambian nuestra percepción de la realidad y de nosotros mismos, y cómo se modifican muchos conceptos cuando llegas a un lugar, como el del tiempo o tu interacción con el medio que te rodea.

Una vez más (y ya van unas cuantas) he hecho un viaje de apenas una semana a Murcia y me ha sorprendido muchísimo el verme dentro de ese lienzo que es la realidad murciana. En el mejor sentido de la expresión.

Regresar a tus orígenes supone siempre enfrentarte de alguna manera a ti mismo, a lo que fuiste y a lo que en el fondo sigues siendo. En un terreno conocido, por muy hostil que pueda parecer a veces, siempre llegas a manejarte mejor y sabes cómo lidiar con ciertas circunstancias, a base de experiencia y ensayo y error.

Unas veces creo que todo sigue igual y otras veo que todo ha cambiado. Y claro, como esa visión surje de mí, no puedo evitar pensar que en realidad, lo que se estanca o evoluciona al fin y al cabo, soy yo mismo.

Hace unos meses sentía que no tenía un lugar con el que me identificara y en el que me reconociera, de repente en este viaje me he dado cuenta que se puede tener más de un hogar. Una de las verdades universales con las que concuerdo más es que un lugar lo hace la gente. Y un lugar se convierte en hogar cuando hay gente que te conoce y que te aprecia, en la que te reconoces y con la que puedes compartir lo poco que puedas tener para dar.

Salir fuera es en mi caso una decisión personal, lo hago porque quiero y porque hay algo dentro de mí que hace saltar una alarma cuando la rutina empieza a hacer mella en el día a día. A pesar de que a veces me he sentido muy solo, incomprendido, perdido o sin un horizonte claro, y he echado mucho en falta a mis seres queridos. Pero si yo he elegido salir y descubrir otras cosas, cualquier experiencia es buena. Si tú eliges estar en un lugar determinado y eres feliz al tomar esa elección, por dura que sea tomarla, entonces sabes que al final estará todo bien pase lo que pase en ese lugar. Sabes que pase lo que pase, en este viaje el cosmonauta siempre tendrá un lugar adonde regresar.

Julio Cortázar y Carol Dunlop, los cosmonautas de la autopista

Y aunque sienta que tengo más de un hogar, muy a menudo me siento como un cosmonauta que está de paso y que nunca acaba de tocar tierra. Y si lo hago, es para tomar impulso y volver a saltar más alto todavía. Y aunque da vértigo, ese vértigo no da miedo, me excita y quiero saltar más alto. Pero si no tienes miedo al vértigo, puedes llegar a perder la perspectiva de las cosas, y no hay que olvidar que la base está en tierra. Cosmonauta no saltes tan alto que te puedes perder en el espacio.

Viajar dentro de este viaje es la más saludable mise en abîme que puede haber en la vida, porque aprendes a valorar lo que tienes aquí y allí, y como tus neuronas viajan mucho más rápido que tú, también aprendes a valorar lo que tuviste y a perderle el miedo a la incertidumbre de lo que puedes llegar a tener o perder en el futuro.

Y sobre todo, aprendes que echar de menos es lo más normal del mundo, y te das cuenta que estos momentos que hoy vives un día también los echarás de menos, interminablemente. Por eso hay que seguir adelante y vivir con pasión el momento, para construir nuevos recuerdos que nos den fuerza en el futuro.

Tira de 'Macanudo' del ilustrador argentino Liniers

De todas formas y bien mirado, ¿quién de nosotros no está de paso aquí? ¿Dónde llegaré? ¿Cuándo llegaré?

Jeremy Geddes - The white cosmonaut (2009)


Sesión de Dj PaÜh en el Entresuelo de Granada

8 octubre 2011

Dicen que una de las cosas más reconfortantes de la vida es el llegar a trabajar en aquello que te gusta. A mí me gustan muchas cosas, pero la música me apasiona. Y resulta que este mismo mes de octubre tengo programadas un par de sesiones en Granada, donde siempre he querido pinchar.

Simplemente dejo aquí el cartelito que he hecho esta tarde para ponerlo por la ciudad. Si están por aquí cerca, será un placer que asistáis. Si no, simplemente podéis ver una muestra de la música que suelo pinchar en las dos sesiones que encontraréis en las dos entradas precedentes. Disfruten.

La imagen del cartel es un dibujo del dibujante brasileño Will Murrai (Por cierto, he modificado la barriguita de la chica, que en la original estaba famélica... ¡la carne es bella!)

 

La frase que dice esta alterego de Carmen Miranda está extraída del célebre vídeo de Muchachada Nui…


Las infinitas posibilidades de tus sueños

1 octubre 2011

Granada explota de ideas

Enlace a la página de la sesión, con la lista completa de canciones.

Aquí dejo una nueva sesión que he hecho con una muestra de la música que tengo por ahí escondida. Esta sesión es bastante más cañera que la anterior, y de hecho me gusta más cómo ha quedado, por la selección de temas y por su orden. Poquito a poco y con paciencia iré puliendo fallos. Espero que les guste.

La introducción de la sesión la he sacado de la famosa “escena del ukelele” de la magnífica película Waking Life (Despertando a la vida en español), sobre la que ya escribí en este mismo blog hace ya algún tiempo. El vídeo está subtitulado en español. Disfruten.

 


“¿Ha dicho… ¡bailar!?”

15 agosto 2011

Agosto: todo de colores


Enlace a la página de la sesión (con la lista de canciones)

Uno de mis tantos sueños todavía por cumplir es el llegar a ser un Dj, modesto, un pinchadiscos de aquellos que pone la música que le gusta y disfruta el doble viendo a la gente disfrutar con lo que suena.

Por ahora solo he podido hacerlo en alguna que otra fiesta de amigos, y la verdad es que me encanta y sirve de práctica para lo más importante: saber seleccionar la música ideal para que gente no decaiga y saber llevarla en una pequeña montaña rusa de subidas y bajadas.

La sesión de arriba es uno de las pocas que he grabado y me sirve de alguna manera como tarjeta de presentación. La selección se supone que es para un pub de copas, no para una discoteca con una gran sala de baile. Es sólo música para pasar un buen rato. Espero que les guste, ¡a-gosto-so!

El comienzo de la sesión es el final de la película Zorba el Griego editado por mí, siempre es bueno bailar con alguna buena idea en la cabeza.



“Es peligroso ser feliz”

6 agosto 2011

-"Este barrio no tiene ningún sentido" / "Todos los lugares del mundo tienen un sentido" - Cómic "Las calles de arena", de Paco Peña

Estoy de vuelta en Murcia. Más concretamente en Santomera. Bajar de París a Santomera a principios de agosto no es solo un desplazamiento en horizontal, según se mire, puede ser también una caída en vertical. Y París y Santomera estás a 1200km.

En unas horas apenas pasé de vestir jersey, chaqueta y fular bajo un cielo color metálico y una lluvia constante a andar casi todo el día en calzoncillos y no poder salir de casa hasta las 20h por el sol que arrasa la huerta murciana. Una vez alguien me dijo en Granada que “los aviones viajan más rápido que la mente de los hombres”, y es muy cierto. También un día me dijeron que los recuerdos distorsionan la realidad y tienden a llevarla a los extremos, de la felicidad o del dolor. Es cierto también, y yo añadiría “si no caen totalmente en el olvido”. Y sobre todo: “con el tiempo, todo queda en su lugar”: los momentos que se recuerdan como extrema felicidad dejan un simple y reconfortante rastro de cariño y los momentos asociados al dolor y al miedo acaban alejándose de nuestro umbral de resistencia y nos damos cuenta que nos han hecho más fuertes (y duros, vaya).

Pero para que ese momento llegue hace falta tiempo. Siempre todo necesita más tiempo del que pensamos. Hoy en día la paciencia es más que nunca un reto. Quien consigue hacer suya esa cualidad, es un artista.

Lo bueno de los viajes, entre muchas otras cosas, es que te sacan de la dinámica diaria de tu vida, por eso también es mucho mejor si el punto de partida y de llegada es radicalmente diferente: ese contraste te golpea sin remisión y al mismo tiempo te ayuda a colocar cada cosa en su sitio y a amueblar tus pensamientos.

Pero como siempre, hay que tener paciencia. Acabo de llegar y me queda mucho camino que recorrer todavía. Tengo que saber tomar carrerilla y coger una buena corriente de aire cuando salte de nuevo. Necesito algo de tiempo para pensar un poco, hay que saber bien donde se pisa, porque ya saben, como dice un verso de la canción de Chico Buarque que encontrarán más abajo, “es peligroso ser feliz”.

Yo estuve presente en este increíble concierto de Mônica Salmaso, en un teatro de São Paulo en el verano de 2007. Parece que el tiempo es una de las pocas cosas que va más rápido que los aviones. Disfruten.


Un año en París

2 junio 2011

Acabe de cumplirse un año desde que llegué a París. Un año que parece muchísimo más tiempo por la gran cantidad de experiencias que he vivido, el cantidad de personas que se han cruzado en mi camino y por todas las sorpresas buenas y malas que me ha deparado esta ciudad a lo largo de estos 12 meses. El balance es tremendamente positivo si me doy cuenta de todo lo que he hecho (y tomando en cuenta los escasos medios con los que he contado)… no solo he tomado todo lo que la ciudad tenía para darme, si no que incluso a veces se lo he birlado sin que se diera cuenta. Puedo estar contento. Feliz verano.

La Géode del Parc de la Villette, el mejor parque para pasar el verano parisino

Flores con forma de radar, un ejemplo de los miles de maravillosos graffitis que se pueden encontrar por doquier en la ciudad

Un señor curiosea en la puerta de la mítica Librería Shakespeare, en la ribera del Sena, al lado de Notre-Dame

Yo buscando sitio para sentarme en el mural (que cambia semanalmente) de la terraza del café Place Verte, en Oberkampf-Ménilmontant

La muy célebre plaza de la Bastilla, tomada pacíficamente por los "indignés" españoles

De París al cielo (estatua en el cementerio de Montmartre)

Actualmente vivo en el barrio de Belleville, uno de los tradicionales barrios chinos de la ciudad que se ha convertido ahora en un crisol de culturas, donde judíos, orientales, árabes y parisinos se confunden en su ir y venir frenético. Además, la casa donde nació Edith Piaf, está a dos manzanas de mi casa :-)


A %d blogueros les gusta esto: