No sólo de música brasileña vive el hombre (II)

30 agosto 2009

Barbara Kruger

Barbara Kruger

Para de lo que voy a escribir ahora, hace no mucho tiempo, me hubiera puesto una banda negra en los ojos para que no se me reconociera, como en los programas de televisión de testimonios, pero como mi época radical bolchevique hace tiempo que la pasé y te das cuenta que nunca puedes decir de éste agua no beberé, voy siendo más flexible y tolerante (sobre todo conmigo mismo, soy yo mi mayor inquisidor) y voy aprendiendo a verle el lado positivo a las cosas, a ser menos brasa y sermonear menos a la gente, darme unos puntitos en la boca, y allá cada cual con su ley, que yo me debo a la mía.

 

Y es que, sí amigos, se trata del Facebook, esa comunidad social virtual que se ha extendido por el mundo como la pólvora. La primera noticia que tuve de ella hizo que se me erizara el pelo y que pensara que en la vida me metía yo en una cosa de esas. Fue por una noticia en el periódico, en plena campaña de las elecciones generales de 2008, en la que vi que Mariano-nonaino Rajoy se había abierto un perfil, “para estar más cerca de la gente de la calle”. Era una invención de unos estudiantes de Harvard, que la habían creado para estar en contacto entre ellos, y se acabó extendiendo por todo el planeta. Al final me acabé abriendo un perfil porque todo el mundo lo tenía. Pasé mi época de estar enganchado, y cuando le vi todo lo malo e irreal que tenía (que es mucho y llenaría páginas con ello, pero hoy hablaré de lo bueno), me salí, no sin antes enviar un mensaje de dos páginas a todos mis contactos, explicando tranquilamente mis razones para salirme y lanzando varias cuestiones al aire para que los susodichos se las plantearan. Obviamente, no sólo nadie pensó en dejarlo, sino que meses después yo volví a caer en sus redes, más profundamente que antes además. Supongo que pasar el verano más tórrido que se recuerda en Santomera también ayuda.

Pues lo bueno es que de repente te das cuenta de que puedes entrar en contacto con mucha gente que tenías perdida. Y aunque no siempre tengas muchas cosas que decir a cada uno de ellos, sí que se pueden compartir muchas cosas interesantes con muchos de tus amigos, rápidamente, y además en común. Sigo pensando que la mayor parte de cosas que te ofrece el Caralibro son simples y llanas chorradas para matar (o perder) el tiempo, además de cuestiones de privacidad de datos, fotos, exhicionismo que a veces roza la chabacanería (a veces parece el ¡Hola!, pero con noticias de la gente “normal”), pero yo me agarro ahora a lo bueno que me aporta. Una de las premisas altermundialización es reinventar y reciclar las cosas que el sistema nos da para darles un uso beneficioso para nosotros, causándonos los mínimos dilemas ético-morales posibles. Un cincel, según el uso que se le dé, puede servir para modelar una bella escultura o para cometer un asesinato con ensañamiento, nocturnidad y alevosía. Una de las tantas enseñanzas que podemos extraer de un filme tan profundamente filosófico como Instinto Básico es que un picador de hielo puede servir tanto como para preparar un delicioso mojito como para asesinar a un tipo siguiendo los pasos de un personaje de una novela policiaca negra. Pues con el Facebook igual.

Y con lo melómano que yo soy, obviamente lo que más me gusta es toda la música nueva que he conocido casi sin comerlo ni beberlo. La gente va compartiendo sus descubrimientos en música, cine, ilustración y arte gráfico, noticias, política, etc., y es lo que yo tomo, con lo que me quedo, y yo intento pagar esa “solidaridad artística” con otras cosas que creo la gente debería conocer. Y este verano eso es lo que más me ha sorprendido entre otras cosas, la ingente cantidad de música maravillosa nueva que me han hecho llegar. Y a mí me ha venido muy bien ir tomando esos artistas como pildoritas, porque normalmente me entra la vena pirata y me hago en un abrir y cerrar de ojos con una cantidad de música y películas que ni mis bis-sobrinos (¿?) podrán llegar a escuchar y/o ver en su totalidad. Otros ritmos, otras formas, y en este caso, otras fuentes. Y como dicen los Aslandticos, me he quitado la venda, y de igual manera que mucha gente me ha pasado graciosamente sus perlas, aquí las pongo yo ahora, para quien tenga una tarde cansada y perezosa (como la que me ocupa) y quiera abrirse a mundos que el mainstream nos tiene vetados. Soy un “indiegente”, que no gente indie.

Pasen y vean lo que ésta malévola herramienta imperialista nos puede llegar a brindar gracias a la curiosidad de los que en ella se mueven, se deslizan y escapan. Bon appétit.

  Lee el resto de esta entrada »


Tanta tienes, tanta pierdes, tanta das…

13 abril 2009

Verdades como puños las que dice Toni Moreno en el nuevo disco de Eskorzo, Paraísos artificiales. Este octeto granadino (que se encargan desde hace unos pocos años de darle nuevos bríos a la mítica sala de conciertos Planta Baja, a pesar del Ayuntamiento) se ha sacado de la manga un disco redondo, le han lavado la cara a su propuesta musical con los vientos de las Alpujarras y demuestran que estos cinco años de silencio han merecido muchísimo la pena. Y lo han hecho, como he leído en una reseña del disco: “huyendo de lo obvio como de la peste”. Y además, para que entre mejor, nos regalan con el single un videoclip preciosista con aires psicodélicos (para que no desentone con el espíritu de la canción). Me ha enamorado la canción. Que la primavera nos traiga cosas buenas. Sin más, aquí la tenéis. Salud.

PARAÍSOS ARTIFICIALES – ESKORZO

Lloran las amapolas
y sus lágrimas amargas recuerdan que estamos vivos y muertos,
y abren nuestras puertas de par en par,
y nos muestran así el camino a jardines secretos.
Y aquí afuera siempre es Primavera
y aquí afuera siempre pica el sol.

Lloran, lloran de pena,
y nos alejan de la tormenta,
y nos alejan de la tormenta que acecha,
y deja, deja que duerma,
quiero huir del ruido de los hombres
y soñar en un mundo de insomnes.

Puede que no sepamos hacia dónde vamos, de dónde venimos
y puede que eso de igual
y nos baste con solo un instante,
de paz infinita y de tranquilidad,
viajando a paraísos artificiales, buscando la llave de la felicidad.
Tanta tienes, tanta pierdes, tanta das.

Y aquí fuera siempre es Primavera,
aquí fuera siempre pica el sol.
Aquí, aquí fuera,
siempre arde la hoguera a la espera de otros como yo…

Y aquí sigo en mi rincón contando los trozos sueltos,
que caen de mi corazón, que cocino a fuego lento, 
y hoy comeremos los dos, para eso me he abierto el pecho,
hablaremos del amor, no quedarán ni los huesos.

Puede que no sepamos hacia dónde vamos, de dónde venimos
y puede que eso de igual
y nos baste con solo un instante,
de paz infinita y de tranquilidad,
viajando a paraísos artificiales, buscando la llave de la felicidad.
Tanta tienes, tanta pierdes, tanta das.

Y aquí fuera siempre es Primavera,
y aquí fuera siempre pica el sol.
Aquí, aquí fuera,
siempre arde la hoguera a la espera de otros como yo…

Mi compañera de piso, Beke, que estudia lengua de signos, ha realizado un proyecto final que trata de acercar la “cultura oyente” a los sordos. Se trata de interpretar en lengua de signos diferentes canciones, con toda la complejidad que conlleva, ya que la lengua y cultura sorda son diferentes a las nuestras, y hay que realizar una verdadera traducción y reinterpretación de muchos elementos para que el mensaje llegue de forma eficiente a los sordos. Cosa que no siempre es fácil. Aquí os dejo varios de los vídeos.

Dentro del Proyecto Integrado de final de curso del Ciclo Formativo de Grado Superior de Interpretación de Lengua de Signos, realizado por Rebeca Gimeno y Zoraida Vidal. I.E.S Alhambra, Granada. Junio 2009

Este vídeo de Raisa interpretando Soñar contigo está triunfando en internet. Incluso Toni Zenet lo ha colgado en su myspace.

Ha triunfado tanto, que incluso el mismísimo Toni Zenet se acabó poniendo en contacto con Raisa para que participase en su siguiente videoclip Un beso de esos.

Temazo de Charly García/Seru Girán interpretado por Beke y Currito.

Precioso vídeo interpretado por Curro, con la colaboración especial de Cristi, grabado en nuestra terraza (la Alhambra al fondo).

Y de propina, una entrevista de hace un par de años al cantante de la banda, Tony Moreno. No tiene desperdicio: “Estoy a favor de la aniquilación de la raza humana”. Fuente: Dichoyhecho.


A %d blogueros les gusta esto: