Nueva sesión de Dj PaÜh: con un par de huevos (de tres yemas)

8 marzo 2012

Imagen

(No tengo los créditos de la imagen. Disculpen la indecencia)

He vuelto a dejar suelta a una de mis múltiples personalidades, y esta vez se me ha vuelto a escapar Dj PaÜh. En mi ausencia parece que ha estado recopilando una sugestiva selección de canciones compuesta en su mayoría por mashup’s, con un ligero toque de un par de versiones y un par de remixes.

Me quería demostrar a mí mismo que puedo mantenerme dentro de unos términos decorosos y no flirtear con el frikismo extremo en una sesión. Pero como estoy enganchado a los mashups, de todas formas seguro que no dejo a muchos contentos. Es lo que tengo, antes muerto que “sensillo”.

Aquí dejo pues esta hora y media de mashups, gracias a la cual podréis escuchar más de 40 grupos o solistas míticos como nunca antes los habíais escuchado. Por si queda alguna duda, yo solo he hecho la selección de los temas. Déjense llevar y que la disfruten.

La introducción y el final (sí queridos amigos, se puede llegar a esuchar hasta el final y no pasa nada), que tan burdamente he editado, pertenecen a un vídeo mítico para mí, una de las fabulosas imitaciones de Berto Romero en Buenafuente (uno de los programas de televisión buenos que ha habido en la última década y que se pueden contar con una mano), esta vez, imitando al guitarrista más influyente de la historia: Jimi Hendrix.

Y para acabar y siguiendo con el tema, un vídeo-chascarrillo facilón, como a mí me gustan. Descubierto por mi nueva compi de piso, que es un primor, y unos amigos suyos, que son igualmente primorosos. Ahí va, Arguiñano y sus huevos, ¡yeeeeaaaahhhh, grrrrrr, grrrrrr!

Disfruten, sean felices.

Anuncios

Tierra, soy errante navegante

11 julio 2009

A veces es muy frustrante intentar traducir la letra de una canción para saber lo que dice, ya que muchas veces pierde el encanto. Eso sucede sobre todo si no conocemos bien esa lengua. Si tenemos un buen conocimiento de la lengua en la que se canta la canción ni siquiera necesitamos traducirlo, lo bonito es que nos viene a la cabeza el significado completo sin necesidad de hacer una correspondencia total de palabras o de segmentos conceptuales, nos viene a la cabeza directamente. De eso siempre me he dado cuenta a la hora de intentar traducirle a alguien una canción brasileña: nunca le llegará tan bien el mensaje a esa persona hasta que no se empape de la lengua, de la sonoridad de las palabras, de la ternura que transmite decir una expresión de una manera peculiar y que sólo se puede decir así en ese idioma.

Por pereza estaba buscando la traducción de la letra de Leãozinho, de Caetano Veloso, canción mítica para mí donde las haya, y sin querer me he enterado de que hace unas dos décadas uno de los mejores grupos que ha dado este país, Radio Futura, hizo una versión de la canción Terra de Caetano. Una interpretación en la lengua propia es lo más cerca que se puede estar de transmitir los sentimientos de la canción original. Y aunque está genial la versión, más moderna, con ese toque a caballo entre lo místico y lo hindú, una vez que he escuchado la versión de Caetano para mí no hay otra. Por otra parte, la auténtica maestría de artesano de la lengua portuguesa de la que hace gala siempre Caetano hace que no tenga rival la sonoridad de sus fraseos. Sublime.

La canción habla sobre la primera vez que Caetano vio una fotografía de la Tierra tomada desde el espacio. Cuando el hombre llegó a la Luna, él se encontraba en la cárcel por subersivo, por haberse rebelado contra la dictadura que reinaba entonces en Brasil. Entonces se tuvo que conformar con verla por un recorte de periódico que le pasaron a su celda. Es mítico el enfrentamiento que tuvo con el público de un famoso concurso musical nacional, al estilo San Remo pero en Brasil, en 1968, cantando É proibido proibir (Está prohibido prohibir). Ante los silbidos del público aborregado, Caetano dejó de cantar y se puso a gritar, acusándolos de no querer cambiar las cosas, de no querer actuar, de no luchar por la libertad. Al bajar del escenario lo arrestaron  y lo metieron en la cárcel. A los pocos meses se exilió a Londres.

Demos las gracias hermanos a ciertos dictadores de nuestra era, ya que sin ellos, gente como Caetano Veloso o Joaquín Sabina no habrían salido fuera de sus países enrrabietados y con ganas de revolucionar la escena musical y cultural de sus respectivos países. Con sus respectivos desexilios, estos “errantes navegantes” abrieron caminos totalmente nuevos y renovados.


A %d blogueros les gusta esto: