Abril, mes de la traducción literaria

13 marzo 2009

Una de mis mayores motivaciones para estudiar mi carrera era la de ser algún día traductor literario (tiempo al tiempo, piano piano si va lontano). Por supuesto, una vez dentro te das cuenta de que la realidad es bien distinta. Por si no fuera ya difícil de por sí ese mundillo, ya se encargaban en la facultad de quitarte los pájaros de la cabeza.

03_48

Todavía me acuerdo de la primera clase de una asignatura de traducción científico-técnica inversa español-francés: la profesora se pasó unos 15 minutos hablando de las bonanzas de traducir por los tiempos de los tiempos textos que incluyen frases como “consulte a su farmacéutico” o “para extraer el CD presione Open (Abrir) para abrir la tapa del reproductor”. Acto seguido preguntó: “porque… a ver, ¿a quién de aquí le gustaría ser traductor literario?”, y yo, con una cierta congoja como si estuviera haciendo algo malo, levanté mi solitario dedito ante las caras estupefactas que poblaban el aula. Sólo ante el peligro, de repente me vi en una discusión de besugos en francés, simplemente para explicarle a la profesora que esa era mi prioridad, era lo que más me gustaba y más ilusión me hacía, a pesar de los contras que pueda tener la traducción literaria si la comparamos con la traducción de prospectos de laxantes o de instrucciones de Tamagotchis (que llegado el caso tampoco rechazaría, simplemente prioridades). Es una elección personal, y siempre que pueda intentaré trabajar en ese camino, nada más. Lo que no me parecía lícito era ya de primeras quitarle la ilusión a un traductor imberbe. Para rematar, tuvieron que pasar unos años hasta que incluyeron una optativa (¡optativa!) de traducción literaria.

Bueno, pues para aquellos que quieran adentrarse en la traducción literaria, el mes de abril les brinda dos excelenes oportunidades para adquirir formación específica en este campo:

Lee el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: