El lenguaje cinematográfico de mis sueños

3 marzo 2009

El stop motion es una técnica de animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos capturando fotografías. Es esa técnica tan resultona que hace que juguetes, muñecos de plastilina (claymotion) u objetos inertes cobren vida por arte de magia. Esta aparentemente rústica manera de hacer cine siempre me ha provocado una profunda curiosidad. Cada vez que veo un vídeo o una serie de fotografías de estudio del movimiento, me quedo embelesado, y siempre me hace dudar sobre la vida secreta de los objetos que nos rodean.

El primero que experimentó con esta técnica (no es exactamente lo mismo, pero el resultado es muy similar) fue el británico nacionalizado estadounidense Eadweard Muybridge, a finales del siglo XIX. Con su serie de fotografías sobre el estudio del movimiento animal y humano revolucionó la cronofotografía y puso los pilares para el cinematógrafo. Aquí tenéis su interesantísima biografía (merece la pena leerla) y un vídeo recopilatorio de sus estudios:

Me he dado cuenta, haciendo un repaso a la música que me ha marcado últimamente y buscando sus respectivos videoclips, que muchos de ellos utilizan esta técnica. Y la verdad es que me ha intrigado. Como decía más arriba, este tipo de animación siempre me ha atraído sobremanera, deben ser mis ansias secretas de que toda la casa se ponga a bailar cuando yo me voy a dormir, o de descubrir la vida secreta de los objetos, o de nosotros mismos. Hay que moverse hasta cuando se está parado. Si no es con los pies, por lo menos con la imaginación. 

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

No sólo de música brasileña vive el hombre

2 marzo 2009

Estoy feliz, porque hoy lunes empiezo de nuevo a dar clases de portugués. Una gran noticia, y llegó bien rápido, menos de 24 horas después de saber que estaba licenciado.

Hay una cosa que cuando estoy triste me hace feliz, y cuando estoy feliz me hace más todavía: la música. Pero como en tantos otros aspectos y situaciones de la vida, sin los demás, sin tus amigos, no eres nadie, no puedes crecer. Mezclarte y relacionarte con personas diferentes es lo que te hace aprender y evolucionar, y el caso de la música es uno de los ejemplos más palpables. No me gustaría tanto la música ni sabría lo que sé si no fuera por toda la gente que un buen día apareció y me dijo “escucha esto”. Ese tipo de encuentros han desarrollado en mí un insaciable apetito por descubrir nuevos sabores musicales y no encasillarme en uno u otro tipo de música, como me podía pasar en el pasado.

A continuación encontraréis algunos vídeos musicales que alguien me pasó un buen día, y por los que estoy enormemente agradecido… en próximas entregas, mis propios pequeños y preciosos descubrimientos musicales. Que lo disfruten.

Lee el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: