Signs: signos, señas, símbolos, señales, indicios…

11 marzo 2009

La comunicación se basa en el signo, es lo que hace que podamos codificar nuestro mensaje de manera que podamos transmitir lo que queremos decir a una persona. El signo es, como dijo Saussure, una especie de entidad psíquica que tiene dos caras, como una moneda: el significado (el contenido, es decir, la imagen mental o el concepto que tenemos de lo que queremos expresar) y el significante (la expresión, esto es, una palabra, una imagen, una figura, un objeto, por decirlo de alguna manera, la parte física de la idea, ¿idea?).

En la comunicación humana existen innumerables maneras de transmitir un mensaje. Sin ir más lejos, la lengua de signos (no olvidemos que vivo con una intérprete de lengua de signos española), una lengua que codifica mediante los movimientos y posiciones de las manos todos los significados de las ideas a transmitir. Muchas veces no es necesario hablar para decir aquello que queremos, para conmover, para pedir lo que queremos o necesitamos. En un nivel mucho menos complejo también se puede hacer mediante la mímica o incluso mediante notas o cartelitos. Cuando sentimos la necesidad de transmitir algo, al final siempre encontramos la manera de hacer llegar a otra persona lo que esperamos de ella. A veces se tiene éxito, otra no.

Este corto, Signs, del aún desconocido Patrick Hughes, presentado en el Schweppes Film Festival, trata de la comunicación humana, de lo simple que puede llegar a ser, de saberte comprendido sin abrir ni siquiera la boca. Y como no hay día sin noche (como esta noche de luna llena), este corto también trata de la incomunicación humana, de lo sólo y desconocido que te puedes llegar a sentir aún estando rodeado de personas durante todo el día. Una vez más, este corto demuestra como se puede hacer una obra maravillosa con muy poco, y te transmite todo un mundo de emociones con la misma sencillez que el mensaje que esconde: cuando se dan las condiciones idóneas, entenderse es maravillosamente fácil. Que lo disfrutéis.

Para los que no entiendan los escasos diálogos del corto, quedáos con que el jefe hace una broma estúpida y la que ha dejado un mensaje en el contestador es la madre del protagonista (con el padre de fondo), que le dice las cosas típicas que se suelen decir en esos casos. Aunque viendo la cara del chico en las dos escenas os podéis hacer un poco a la idea. Feliz luna llena y atentos a los indicios.


A %d blogueros les gusta esto: